Cuidados de la Piel en Tiempos de Pandemia

1357

 

Dr. Franco Gemigniani A.
Dermatólogo de Clínica Klein.

Con la llegada de la pandemia, los problemas asociados a la piel se han incrementado de forma importante, debido a una serie de factores como el estrés; el uso prolongado de mascarillas, las que pueden producir brotes de acné y rosácea debido a la obstrucción de poros, humedad y calor concentrados bajo la zona de la mascarilla, y el lavado constante de mano con productos que no son necesarios, como son los jabones antibacteriales y antisépticos muy fuertes, ya que el COVID-19 no es una bactería, sino que un virus. Esto ha provocado que muchos pacientes presenten resequedad extrema en las manos con descamación, incluso- llegando a la fisuración, el enrojecimiento y el ardor.

Pese a que la piel es el órgano más grande de nuestro organismo, ha sido habitual observar el poco cuidado que tienen las personas con ella. Con la llegada de la pandemia, esta problemática se ha acentuado, provocando un aumento progresivo de consultas dermatológicas por problemas a la piel, lo que obedece a una serie de factores.

En un primer lugar, podríamos culpar al alto nivel de estrés derivado del confinamiento prolongado, y la incertidumbre que genera esta pandemia. La piel es el reflejo de nuestro estado anímico, y esto se explica desde la embriología. Tanto la piel, como nuestro sistema nervioso proceden del ectodermo, que es una de las 3 capas germinales del embrión. Hay una conexión importante entre nuestro sistema nervioso, la piel y sus anexos; como son el pelo y las uñas.

Enfermedades de la piel como la dermatitis seborreica o la psoriasis, presentan brotes de empeoramiento en momentos de estrés. Es así como algunas formas de alopecia (caída de cabello), el efluvio telógeno y la alopecia areata, también se pueden exacerbar debido a trastornos anímicos. Por lo mismo, a todos mis pacientes les recomiendo mantener un equilibrio entre mente y cuerpo. Esto significa “conocer” y “entender” lo que estoy sintiendo (estrés, tristeza, angustia, frustración) y tratar de manejar sus causas para poder revertir estos sentimientos “negativos”.

En los casos de las dermatitis y la psoriasis, el uso de cremas especiales o recetadas con corticoides, son generalmente de gran ayuda para que el paciente logre tener un mejor aspecto en su piel- y de paso- una mejor autoestima. En el caso de las caídas de cabello, muchos pacientes preguntan por shampoos o suplementos para el crecimiento del pelo. Sin embargo, la base es tener una alimentación equilibrada, y que los comprimidos anti-caída son complementos a lo anterior. En ocasiones, hay que descartar déficits de algunos nutrientes como el hierro (que a veces se observan en vegetarianos o veganos) y trastornos en la tiroides que pueden estar causando o agravando algún tipo de caída de cabello.

En un segundo lugar, podemos culpar al uso prolongado de la mascarilla. Por un lado, la presión constante que “obstruye” los poros, la humedad y el calor concentrados bajo la zona de la mascarilla pueden producir brotes de acné y rosácea. En este tiempo de pandemia, me atrevería a decir que la mitad de los pacientes que he atendido, han sido por temas de agravamiento de sus “granos” o “espinillas”. Está claro que NO nos podemos sacar las mascarillas, por lo cual aconsejo a mis pacientes a usar rutinas adecuadas para su tipo de piel. En el caso de pieles grasas y/o acnéicas, recomiendo el uso de geles de limpieza, cremas matificantes y cremas con efecto “peeling” para estos tipos de pieles.

Mientras que a los pacientes con rosácea, les aconsejo el uso de aguas micelares para la limpieza, porque los jabones pueden ser muy agresivos y producirles irritación, además de cremas anti-rojeces. En casos graves es necesario el uso de antibióticos orales o cremas medicadas, para el control de estas patologías.

En tercer lugar, está el lavado constante de manos y el uso del alcohol gel. Una de las medidas más efectivas para el control de la infección por COVID19 es el lavado constante de manos de por lo menos 20 segundos. No es necesario el uso de jabones antibacteriales (porque el COVID19 no es una bacteria, es un virus), ni jabones antisépticos muy fuertes. El lavado con jabones suaves y el arrastre con el agua son suficientes para eliminar el virus de la superficie de tu piel.

Muchos pacientes han experimentado una resequedad extrema en las manos, con descamación, incluso llegando a la fisuración, el enrojecimiento y el ardor. Este es un cuadro bastante frecuente hoy en día, que denominamos dermatitis de contacto irritativa de las manos. La base del tratamiento es el uso constante de cremas hidratantes o emolientes de manos- ojalá neutras- sin perfumes ni otros posibles sensibilizantes. Los cuadros graves requieren del uso de cremas con corticoides y cremas especiales para el tratamiento de las fisuras.

No podía terminar este artículo sin responder una duda que se ha hecho frecuente en las personas: ¿es necesario el uso de cremas solares o fotoprotectores, incluso estando al interior del hogar?. La respuesta es, sí. La radiación solar también entra a través de las ventanas, y más aún se ha visto que la luz azul, emitida por pantallas (como los computadores, celulares o lámparas LED) también pueden causar daño en tu piel. También recomiendo aplicar cada mañana algún serum antioxidante (por ejemplo, aquellos ricos en Vitamina C), que son el complemento fundamental a los fotoprotectores en el cuidado básico de nuestra piel.

https://www.instagram.com/dr.franco.gemigniani/?hl=es-la

Dermatología

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí