Ejercicios post pandemia: ¿Cómo cambió la rutina?

159

El confinamiento ha obligado a reinventarse en las formas de hacer ejercicio, sobre todo al no contar con gimnasios o espacios libres producto de la pandemia. En esta nota retratamos las distintas formas con las que las personas se las han ingeniado para hacer actividad física en casa.

Muchas personas que nunca realizaron actividad física, ya sea por tiempo o ganas, comenzaron a ejercitarse en sus casas a modo de pasatiempo para mejorar su calidad de vida- o para evitar la ansiedad producto del encierro. La cuarentena que se instauró en el país y en todo el mundo ha mantenido el comercio cerrado, incluyendo gimnasios. Por esto, utilizar libros pesados o botellas con agua como pesas, inscribirse en clases en línea o ver videos por plataformas web ha sido la tónica de estos últimos meses.

En países como Reino Unido, las restricciones a la libre circulación permitían una salida diaria para hacer ejercicios al aire libre, ya que se estableció esta razón como uno de los aspectos importantes de la vida como justificación para salir de casa. Durante los primeros tres meses de confinamiento, más de 858 mil personas descargaron la aplicación Couch to 5K de NHS para ejercitarse en esa nación. El youtuber Joe Wicks mantenía un perfil bajo hace ocho meses atrás; ahora con el apogeo de las rutinas para hacer ejercicio en pandemia sus suscriptores se han disparado y ha tenido apariciones en diversos programas radiales como Desert Island Discs.

De todos los cambios que han ocurrido este 2020, el ejercicio es una de las pocas áreas en que los horizontes se han expandido en lugar de decaer. Se puede comenzar con algo tan simple como guardar las latas de cerveza en el sótano para tener que subir y bajar un tramo de escaleras cada vez que se quiera una.

“La gente se ha dado cuenta que no necesita un gimnasio” manifiesta Luis Peñailillo, kinesiólogo y académico de la Universidad Finis Terrae, que ve este cambio como algo positivo y necesario, ya que se requiere un gasto de energía que no se tiene en una situación de confinamiento y en un espacio reducido. De igual manera, otra gran consideración a tener en cuenta son los beneficios a nivel cognitivo y psicológico que implica el hacer ejercicio. El ‘sentirse bien’ gracias a la liberación de endorfinas te permite distraerte del encierro o el teletrabajo.

Sobre este punto, el docente aconseja elegir un deporte que nos guste (ya sea bailar, hacer yoga, etc), para así mantener la constancia, y partir de a poco. “El aumento progresivo de la carga y la complejidad de los ejercicios es clave para no andar adoloridos y no tener un sentimiento negativo que nos desmotive o sufrir molestias que impidan continuar. Lo importante es partir de a poco e ir progresando. Para eso, podemos utilizar implementos de la casa. Pueden ser bolsas de arroz de un kilo o una botella de medio litro de agua y de ahí progresar en relación a la fuerza que tengo”, expresa.

Con objetos caseros uno puede hacer muchos ejercicios. Igualmente, con el peso corporal se puede realizar sentadillas y estocadas, doblando las rodillas o apoyándonos en una pared; o en el suelo podemos hacer abdominales o planchas, que no necesita ningún implemento. Lo importante es mantenerse hidratados únicamente con agua, ya que las bebidas deportivas contienen altos niveles de azúcar, ya que son para deportes de alto rendimiento.

Por lo mismo, el kinesiólogo y doctor en Ciencias del Ejercicio de Edith Cowan University en Australia, recomienda hacer una hora de ejercicios todos los días de la semana, de forma constante con al menos el peso corporal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí