Ley Emilia 2018: fallecidos por siniestros viales baja en un 57%

136

Al mismo tiempo, Carolina Figueroa, presidenta de Fundación Emilia, subrayó el la importancia de contar con una política pública robusta y leyes como ésta que ayudan crear conciencia, educar y disminuir de manera progresiva los siniestros viales.

A solo semanas de que comiencen las celebraciones de Fiestas Patrias, época en que siempre se registra un alza en la cantidad de siniestros viales, Fundación Emilia realizó un positivo balance de la implementación de la Ley Emilia, al cumplirse cinco años desde su promulgación en septiembre de 2014, demostrando así la efectividad de esta ley.

En concreto, en comparación desde el año 2011 (fecha en que se firmó el Decenio de Acción por la Seguridad Vial con la ONU) cuando se registró un total de 348 víctimas por conducción bajo estado de ebriedad, se ha rebajado en un 57% la cantidad de fallecidos bajo esta variable. Cifra aún alta, pero sin duda más baja que hace ocho años.

Respecto al período 2018, las cifras son las siguientes:

Víctimas fallecidas bajo el delito de conducción en estado de ebriedad con resultado de muerte (art. 196)

  • Hombres (del total): 113.
  • Mujeres (del total): 36.

Por tipo de usuario

  • Ciclistas: 6.
  • Peatones: 25.
  • Pasajeros de vehículo: 68.
  • Conductor de motocicleta: 2.
  • Conductores: 48.

Imputados bajo art. 196 Ley Emilia

  • Hombres: 118
  • Mujeres: 7

En el análisis de estas cifras se registra claramente la variable de género. Del total de imputados un 5,6% son mujeres en tanto que los hombre registran 94,4%. De esta forma cualquier análisis de impacto de la política pública debe considerar cómo reforzamos el mensaje preventivo en este grupo, que además presenta una marcada frecuencia distribuida por rango etario y tipo de usuario.

Otras cifras

Para Carolina Figueroa, presidenta de la fundación, es importante aclarar que los siniestros viales por alcohol no han bajado, sí la cantidad de fallecidos. “Este tipo de siniestros se ha mantenido de manera constante en un 7% del total de siniestros desde hace 10 años”, explicó. “Lo que efectivamente ha experimentado una baja significativa es la cantidad de positivos por alcohol en controles de carretera. Antes de 2012 era un 22%, ahora un 2,8%”, precisa Figueroa.

Frente a esto se puede inferir que efectivamente existe un cambio cultural en una parte importante de la población, que ha entendido que si toma no maneja. Ahora, ese cambio de conducta se debe reforzar permanentemente para que se mantenga en el tiempo. “Es por esta razón que desde Fundación Emilia realizamos campañas de sensibilización y educación continuas (no solo sobre consumo de alcohol o drogas), las que se suman a la labor educativa y de atención a víctimas. Eso, complementado con una política pública robusta, hacen que los resultados siempre puedan ser mejores”, indica Carolina Figueroa.

Desafíos y logros

Adicional a lo anterior, como fundación tenemos el desafío de mantener nuestra área de atención a víctimas, sostenida en gran parte por un proyecto FNSP (Fondo Nacional de Seguridad Pública) de la Subsecretaría de Prevención del Delito que nos ha permitido, durante los ocho primeros meses de este año, atender 75 causas de víctimas de siniestros viales con un total de 375 beneficiados directos a la fecha.

La Fundación Emilia Silva Figueroa y la Subsecretaría de Prevención del Delito, a través del Programa Apoyo a Víctimas, sostienen un convenio de colaboración que permite entregar ayuda legal y psicosocial a las víctimas de accidentes vinculadas con victimarios en estado de ebriedad. “Estas instancias pueden ser muy agotadoras, sobre todo para personas que han pasado por experiencias traumáticas y dolorosas. El Programa Apoyo a Víctimas ofrece a las personas que han sufrido delitos contemplado en la Ley de Tránsito, atención jurídica, social y psicológica especializada de manera oportuna y gratuita», indicó Paulina Rodríguez Gómez, jefa nacional del Programa Apoyo a Víctimas.

En cuanto a educación, continuamos con nuestros talleres y seminarios de formación ciudadana y educación vial, que este año llegan a la cantidad de 30 durante el primer semestre.

Finalmente, en el aspecto legal, mantenemos la incidencia en la discusión de nuevas políticas públicas en el congreso, donde hemos participado con exposiciones en tres iniciativas legislativas. Así, este año hemos generado acciones conjuntas con otros actores en materia de seguridad vial, y mantener esa relación también forma parte de los desafíos que tenemos para el proximo año.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí