Post-Apocalipsis y adaptación

244

Cata Amaire
Letrosa ensayista para colectividad multiforme.

Entre los secretos y la milicia, Revolución muestra una sociedad que, aunque tenga todas las posibilidades de reinventarse y “comenzar de cero”, se ha quedado con los mismos patrones deshumanizantes de la actualidad. La milicia no trabaja, sólo junta los impuestos en comida. Tienen esclavos e intentan mantener por la fuerza su legitimidad. Como la mayoría de las series postapocalípticas de las últimas décadas, como Walking Dead o The 100, el Apocalipsis no se lleva consigo a toda la humanidad, sino que hace un replanteo de cómo esta debe enfrentarse a los problemas de adaptabilidad en un nuevo contexto.

Revolución, una serie estadounidense del 2012. Cuenta con dos temporadas audiovisuales y una tercera en comic. Aunque comienza con la noche en que todo se oscureció, cuando dejaron de funcionar todos los motores y la electricidad, la aventura se centra en una familia y su vida 15 años después del apagón. La milicia de Monroe está buscando a dos hermanos, pero las cosas no salen como se habían planeado. Cuando encuentran en una pequeña aldea a las afueras de la ciudad a Ben Matheson (Tim Guinee), su hijo, Danny (Graham Rogers), se interpone. Se genera una lucha entre los aldeanos y la milicia. Como consecuencia, Ben muere y la milicia se lleva a Danny.

La hija de Ben, Charlie (Tracy Spiridakos), escucha los disparos desde un ex parque de diversiones, mientras mira unas postales con ganas de recorrer el mundo. Sabe que, según el Acta de Baltimore, está prohibido tener armas, excepto para la milicia. Corre para encontrarse con su padre moribundo. Éste le dice que busque a su tío, Miles (Billy Burke), quien podría ayudarla a recuperar a su hermano. Pero no sale sola, la novia y el mejor amigo de Ben la acompañan, a pesar de que Charlie siempre está queriendo hacer las cosas sola.

Toda la serie muestra este mundo de naturaleza, en donde la tecnología le ha dado espacio. En la aldea un auto se ha transformado en un invernadero. La ciudad esta tapada de pastizal. El mundo que plantea Revolución ha vuelto a un estadio más primitivo, muy bien logrado. La sociedad se ha logrado readaptar a las condiciones naturales. Pero el autoritarismo se mantiene.

Entre los secretos y la milicia, Revolución muestra una sociedad que, aunque tenga todas las posibilidades de reinventarse y “comenzar de cero”, se ha quedado con los mismos patrones deshumanizantes de la actualidad. La milicia no trabaja, sólo junta los impuestos en comida. Tienen esclavos e intentan mantener por la fuerza su legitimidad. Como la mayoría de las series postapocalípticas de las últimas décadas, como Walking Dead o The 100, el Apocalipsis no se lleva consigo a toda la humanidad, sino que hace un replanteo de cómo esta debe enfrentarse a los problemas de adaptabilidad en un nuevo contexto. Pero en todas se ve a la humanidad incapaz de superar la violencia interna de la naturaleza y dejar de ser intolerante entre sí, o sea, no puede salir de las mismas construcciones sociales que ya están en la actualidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí