Violencia de género y casos de Covid-19: La curva que urge aplanar

438

 

Claudia Pizarro
Directora Ejecutiva Fenasenf.

Según datos entregados por Carabineros, en marzo de 2020 las denuncias por violencia intrafamiliar disminuyeron en un 14% respecto  a marzo del año pasado. Sin embargo, los llamados relacionados a violencia contra la mujer aumentaron en un 20%. Por otro lado el Ministerio Público ha informado que si bien en marzo los delitos por violencia intrafamiliar bajaron un 18%, se presentaron 14 denuncias más de femicidio que en 2019.

Si bien el confinamiento es una de las medidas de protección más efectivas para prevenir el contagio del Covid19, desde la perspectiva de género, ha arrojado otro efecto indeseado: el aumento de la violencia intrafamiliar contra la mujer.

Las mujeres somos las que asumimos el rol de cuidadoras y protectoras, y en esta pandemia, ha quedado en evidencia que esas responsabilidades se mantienen, y se han visto aumentadas, por las labores propias de la casa; la educación on line de las hijas o hijos; el cuidado de los adultos mayores y/o por el teletrabajo o trabajo presencial remunerado. Lo preocupante es, que debido al encierro obligatorio, muchas se han visto obligadas a permanecer en el mismo espacio con su maltratador, y otras, han debido enfrentar a nuevos victimarios.

La falta de movilidad, la incertidumbre y el miedo, entre otros factores, han convertido el domicilio de una mujer violentada en un campo minado. Las diferencias que antes existían se han exacerbado por el prolongado tiempo de convivencia obligada en un espacio limitado.

En el caso de las trabajadoras de la salud, las largas jornadas laborales de 24 horas y la necesidad de cubrir turnos extras para responder a las demandas de la población, son algunos de los factores que los maltratadores usan para justificar su violencia; aduciendo abandono de hogar, de los hijos e incluso de su “rol sexual”.

Según datos entregados por Carabineros, en marzo de 2020 las denuncias por violencia intrafamiliar disminuyeron en un 14% respecto  a marzo del año pasado. Sin embargo, los llamados relacionados a violencia contra la mujer aumentaron en un 20%. Por otro lado el Ministerio Público ha informado que si bien en marzo los delitos por violencia intrafamiliar bajaron un 18%, se presentaron 14 denuncias más de femicidio que en 2019.

Pero ¿Cuántas de esas denuncias se han formalizado con resultado a favor de la mujer agredida? No existe un registro y es por eso que se necesita realizar un monitoreo de los casos de violencia, antes, durante y después de la cuarentena domiciliaria.

Por otro lado, y pensando en auxiliar a las víctimas, las 43 casas de acogida para mujeres e hijos que son víctimas de violencia no cuentan con cupos suficientes. Urge que el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género ejecute planes para entregar de forma efectiva y concreta, la protección y ayuda que por ley se les confiere. Es hora de que el Gobierno tome medidas, ya que los casos de denuncia por violencia de género y pareja aumentan, de la mano de las cifras de población infectada por Covid19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí